Tocado de zorra

Tocado de zorra
2012
Estructura metálica recubierta por cuentas pintadas / Fotografías para cartelería
Cartel-Tocado-de-zorra-6 
Cartel-Tocado-de-zorra-8
Cartel-Tocado-de-zorra-5
Cartel-Tocado-de-zorra-7
Cartel-Tocado-de-zorra-2
Cartel-Tocado-de-zorra-3
Cartel-Tocado-de-zorra-4
Cartel-Tocado-de-zorra-1

"Hablamos de identidades políticas cuando hacemos referencia a aquellas narrativas del yo y del nosotras producidas no desde una idea de esencia, sino desde una conciencia política, una estrategia de lucha, asociación y agencia para la transformación social (Braidotti, 2000). Aquí, por ejemplo, la mujer no existe, la “perra” tampoco. En este sentido, “perra”, repetida, deconstruida y vuelta a construir, funciona como una doble subversión identitaria: subvierte la representación de “perra”, retando sus impactos negativos, y subvierte las narrativas de identidad propuestas desde algunos feminismos regionales que, siguiendo sus propias estrategias, enuncian una identidad cimentada en los roles tradicionales de la mujer. (Garzón, 2005: 199)

Una de las protagonistas del Bestiario, la Zorra, enaltece su naturaleza y reivindica reapropiarse del lenguaje que la nomina, pasando éste a ser máscara, segunda identidad, transgrediendo así a primera persona.

En Tocado de Zorra, el adorno es el encargado de reportar significados. La joya incrementa la idea de lo sexual, la atracción y lo bello, pero a su vez nos refiere inexcusablemente a lo considerado socialmente como vulgar y soez, a lo no aceptado.

 



GARZÓN, María Teresa. (2005, Octubre). Si te dicen perra… tienen razón. Representación, identidad política y ciberfeminismo en Perrahabl@. Nómadas (Col) Núm. 23. Universidad Central Colombia.